Sólo sé…

idontknow

 

…que no sé nada. Qué crees que pretendía Sócrates que aprendiésemos con esta cita. Cuando reflexionas sobre saber, ¿qué elementos valoras como indispensables?, ¿en quién recae la responsabilidad de llevarlo a cabo?, ¿qué crees que debes saber o qué no?, incluso cuando eres tú quien busca información en libros, en la Red, en revistas, ¿estás realmente aprendiendo solo?

Aunque querer aprender depende en un 100% de uno mismo, el aprendizaje realmente depende en un porcentaje alto (60%-70%)  de un tercero, de otra perspectiva, de otros matices, de mejorar la información que hemos obtenido, de almacenarla, reflexionar e imprimirle nuestra impronta.

¿Qué ocurre cuando ponemos en nosotros demasiada presión e intentamos saberlo todo, no pedir ayuda y disimular nuestra vulnerabilidad? Estresamos nuestros cuerpos y mentes, intentando encontrar alguna estrategia que nos dé la oportunidad de buscarlo, de no admitir nuestra carencia, de salvar el momento. ¿Merece la pena todo este lío?

¿Qué es lo peor que podría ocurrir si dijésemos” no lo sé” a nuestros jefes, a nuestros compañeros, familiares, amigos? ¿Crees realmente que, no saberlo todo, es un fracaso?

Recuerda la máxima de un genio como Einstein “Todos somos ignorantes aunque todos no ignoramos lo mismo”. Entonces, ¿vas a entrar en una espiral de comparaciones? ¿cuál será el límite?

Reflexiona un momento sobre las bondades de decir que “no lo sabes”:

  • Pedir ayuda es un ejemplo para los demás, prueba a decir no lo sé y seguidamente ¿tú qué opinas?
  • La única forma de aprender y la más fácil y útil es preguntando y después haciendo. Si tú lo haces a tu alrededor lo valorarán y lo harán contigo.
  • Inspira compromiso, puesto que admitir esto, implica la idea de seguir aprendiendo continuamente, lo fomenta e impulsa. Muchas personas saben que en estos ambientes donde admitir que no lo sabes, es normal , son los adecuados para crecer sin estrés ni ansiedad. y son más divertidos.
  • Sólo diciendo que no lo sabes sales de tu zona de control y admites que debes seguir  aprendiendo. Además en la única forma de crear nuevas posibilidades, de introducir nuevos datos y  de poder indagar y reflexionar sobre algo.

Cuenta Ken Robinson en su charla acerca de “ El poder del No lo sé” cómo el Dalai Lama al ser preguntado en una de sus conferencias sobre un tema que desconocía, respondió esto mismo, después de haber pensado unos minutos.Si él lo hace, ¿qué te lo impide a ti?

Esta semana te propongo que hagas algo diferente, abusa del “no lo sé”. Sólo si piensas que lo sabes todo estarás obligado a responder otra cosa.

Yo ya sé, que no sé nada…

 

imagen:sandwalkblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s