Mente sana en cuerpo sano

davinci

Mayo, se acaban los meses con “r,” sube el mercurio, llega el verano y se intensifica el bombardeo de las campañas de las cremas solares, los descuentos en los gimnasios, los trajes de baño y las dietas mágicas.Y por supuesto los que no han desaparecido, durante el año, las mujeres aladas de la lencería y los  fornidos hombres de los perfumes, quienes ahora ya,  nos resultan insultantemente perfectos.

Todos los reclamos publicitarios asocian el incumplimiento de los planteamientos anteriores con el miedo, miedo a  no estar lo suficientemente  atractivo, a no ser aceptados, consiguen en muchas ocasiones que cifremos nuestro bienestar en una carrera de fondo  que incluya una delgadez extrema, un cuerpo fibroso plagado de músculos vigorosos, un moreno rabioso y una piel tersa que desdiga nuestra edad. Como sin esas condiciones uno no pudiese pasar el verano en la playa o en la piscina y tuviese que avergonzarse más de eso que de cómo he leído hace poco de “comer pañuelos de papel “para evitar la ingesta de alimento. Estamos locos o somos incapaces de ser felices, o quizá de conseguir los objetivos que nos planteamos o de vivir y disfrutar del momento sin presiones, ni condiciones ulteriores.

Dónde estaban estos pensamientos cuando llovía, cuando las bajas temperaturas escondían nuestra epidermis tras distintas mezclas de tejidos. “Tapar” la cuestión, significa eso, tal cual que nos olvidamos mientras no aflora. O es que quizá no tiene absolutamente nada que ver con comer saludable y mantenerse en forma.

En realidad, no tendríamos que necesitar un espejo, ni un nutricionista, ni un monitor que nos diga qué comer o qué hacer, de eso ya bastante sabemos.Necesitamos una mente que trabaje para que nosotros  juguemos a nuestro favor, una mente  que “autodiscipline”  nuestro cuerpo. No para que los demás nos vean mejor o peor, sino para que estemos más conformes con nosotros mismos. En primer lugar porque conseguimos objetivos y eso nos reconforta y sube la autoestima y en segundo, porque estando sanos y en forma, tendremos que lamentar  menos enfermedades.

Cada vez son más los estudios científicos que nos llevan a pensar que, a pesar de decirlo hace casi 2500 años,  Hipócrates  tenía razón  cuando aconsejaba “que el alimento sea tu medicina”. Qué nos ocurre para que a pesar de ver que claramente estamos sobrealimentados, permanezcamos sin tomar una determinación. Porque está claro que cuando libros como “La enzima prodigiosa” son de los más vendidos en las ferias,el asunto nos importa.

Está comprobado que el exceso de alimentación no sólo nos acarrea problemas circulatorios, de huesos,  de memoria, sino que también influye en otras enfermedades, físicas y psíquicas y aún así somos incapaces de ponernos manos a la obra. Comer de todo pero en pequeñas cantidades, en plato pequeño, cantidad de dietas infernales con defensores y detractores, efectos rebote, está claro  de dónde procede  nuestro superávit,  de   la cuenta de ingresos y gastos energéticos.

Conocemos también los beneficios del ejercicio físico, su relación directa con la felicidad, con la liberación de endorfinas, andar, correr, bailar, todo tipo de actividades físicas y deporte y sin embargo somos presa de las miles de excusas que  anteponemos, en cuanto nos disponemos a hacerlo.

Observad además lo curioso de las distintas reacciones, como nos orientamos al placer: cuando nos asalta el “hambre”, nos sentimos invadidos por una fuerza superior contra la que  nos parece, no podemos luchar  y pensamos que, cuando antes nos rindamos, antes disfrutaremos del recuerdo placentero inmediato que proporciona. Sin embargo cuando pensamos en el deporte, no nos enfundamos corriendo las zapatillas y salimos sin pensar, nuestra reflexión pasa por unos minutos en que ese impulso inicial se desvanece y las pegas entran en tropel en nuestra mente. En lugar de abrir la caja de los beneficios, escudriñamos en nuestras bolsas de basura y comparamos, esfuerzo, sudor con cualquier otra actividad y tras este concienzudo análisis, en numerosas ocasiones no salimos.

Qué ocurriría si  empleásemos las estrategias al contrario: la de la comida en el ejercicio y la del ejercicio en la comida. Si nos relajásemos durante un rato antes de engullir cualquier cosa, preguntándonos para qué. Y si una alarma sonase y sin pensar saliéramos automáticamente a ejercitarnos.

Quizá sea un objetivo demasiado ambicioso para empezar.

Intenta algo más sencillo, visualízate todos los días, cómo quieres estar y qué vas a hacer cuando estés en forma, hazlo a menudo.

Dividir en tareas pequeñas un gran objetivo, será  un mejor comienzo. Recuerda que tu peor enemigo es la estrategia todo-nada, tirar todo por la borda al menor obstáculo supondrá una mentalidad perdedora que tiene escasas posibilidad de conseguirlo y de volver a intentarlo.

Qué te pareceré llevar un diario de lo que comes, desde que te levantas hasta que te acuestas, busca una agenda que puedas transportar con facilidad o en el móvil, recomiendo mejor una libreta y escribirlo, da mejores resultados. Mañana intenta suprimir algo de esa lista. Cuando por las noches la ojees, tendrás una idea de lo que al día siguiente puedes  modificar o eliminar, al cabo de la semana sabrás cómo comes, pésate cada quince días y apúntalo. Tú mismo verás el cambio y serás el responsable del mismo.

Con el ejercicio plantéate un objetivo pequeño, alcanzable, específico, por tiempo, por días y anótalo también en tu diario. Leerlo, revisarlo y tachar los objetivos cumplidos, será tu mejor recompensa. Si al principio necesitas ayuda acude a un Coach, nuestro trabajo consiste en que, tras  un proceso de entrenamiento  individual en el que te responsabilizas  y conciencias, el resto del camino lo hagas tú solo.

Comienza pensando en lo bien que te vas a sentir dominando tu cuerpo y tu mente y haciéndoles que trabajen para ti todo el año, sin que tu esfuerzo se deba a tal dieta o a tal entrenamiento en los que  hasta ahora ponías tus esperanzas.

Será sólo un éxito tuyo. Cuándo empiezas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s