¿Lees la mente?

lectura de mente

Piensa en  la cantidad de veces que has juzgado a una persona por una interpretación inicial errónea. Algún gesto, alguna palabra, algún modo de hablar, ese vocabulario, ese lenguaje corporal que tú tenías vinculados a un montón de cuestiones que sacaban conocidos archivos en tu cabeza, ahora consiguen jugarte malas pasadas y hacerte caer en trampas que tenías superadas. Tú solito desentrañas el ser humano que tienes enfrente interpretando todos sus movimientos y palabras a tu antojo.

Cuántas veces reflexionas, antes de juzgar, sobre las personas que tienes alrededor, qué sabes de ellas, cuáles son sus pasiones, sus filias y sus fobias, sus experiencias vitales, ¿les has escuchado atentamente acaso?. Qué palabras utilizan con más asiduidad o qué movimientos se corresponden con sus diferentes estados relajado, nervioso, triste, alegre…

De repente caes en la cuenta de qué poco prestas atención y observas a los demás y con qué alegría les juzgas e interpretas, a veces hasta te has hecho tal idea mental que comienzas a desplegar tus poderes de adivinación, sin darles si quiera una oportunidad, sabiendo qué es lo que van a decir o cómo van a actuar en cualquier situación dada. ¿Te imaginas que alguien está haciendo eso contigo?,¿ qué oportunidades de cambio, de ser digno de  confianza o de que algo nuevo ocurra tiene esa persona con respecto a ti?

Recuerda que todos manejamos las experiencias con respecto a lo que nos ocurre a  nosotros y lo trasladamos al lenguaje y por medio de éste a  otros de la forma en que nosotros lo hemos interiorizado, es decir, puede que haya ocurrido lo que pensamos o no, y sin embargo pocas veces preguntamos, indagamos o vamos más allá, nos contentamos con lo que hemos podido filtrar con la ley del mínimo esfuerzo y grandes dosis de imaginación, interpretando de nuevo.

Piensa por un momento que muchas de esas personas con las que te sientes incómoda o que crees que no están ahí precisamente para remar a favor, pueden ser víctimas o protagonistas de casos como éste y sin embargo si abrieses  su mente y planteases más perspectivas, más opciones para explicar el comportamiento de los demás quizá obtendrías mejores resultados. ¿Te atreves a darles una oportunidad?

Si crees que tú eres mejor, esta pelota estará en tu tejado, abre tu mente, pasa sobre tópicos, observa, haz con ella algo totalmente diferente, crea espacios de confianza en los que te pueda contar, en los que pueda compartir contigo sus temores para poder crecer, para poder sanar y para sobre todo, deje esa ansiedad que provoca el que no encuentres a alguien que crea en ti y se  ocupe de ti, que te haga sentirte importante.

¡¡Hacer felices a los demás es una fórmula genial para ser tú feliz!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s