¿Para cuándo una Administración con valores compartidos?

public

Cuando escucho a alguien hablar sobre la Administración, en concreto sobre la local, y no precisamente bien, entiendo que esa crítica está directamente relacionada con todos los que somos actores en esta cuestión y además con los que nos dedicamos a hacer que las organizaciones funcionen.

Los componentes de estas masas altamente criticadas son personas, personas que en la mayoría de los casos han dedicado mucho de su tiempo, bastante de sus sueños y horas de esfuerzo a conseguir formar parte de esta organización y lo triste es que ahora que tienen esa tan preciada, hoy en día, seguridad laboral, estén preguntándose para qué.

Una vez que entran en la Administración en contacto con su puesto de trabajo, los hábitos y automatismos hacen su aparición. Me cuesta observar como en los programas electorales se habla de la Administración, personalizando este término en global y obviando que detrás hay personas, individuales que son lo realmente importante dentro de ellas y que son precisamente quienes desarrollan los proyectos, son la cara de las políticas y no son precisamente lo primero en tenerse en cuenta.

El simplismo de que siempre quieren conseguir más prebendas y mejorar sus condiciones, sirve de excusa  para no escuchar cualquier reivindicación, incluso cuando lo que solicitan es formación, se llega a considerar una petición frívola, cuando no hay cuestión más acorde con unos tiempos cambiantes.

Después de muchos años dándoles vueltas a cómo hemos llegado hasta aquí y cuál puede ser el reto de la Administración llego a la conclusión de que la falta de valores compartidos por el nivel político y funcionario puede ser una clave.

En cualquier organización valores como la honradez, la integridad, la equidad y la cooperación son la base para a partir de ellos mejorarla. Si partimos de la base de que en las estrategias políticas poco tienen que hacer estos valores, la cuestión se complica.

Colgarse medallas, intentando ser el primero en protagonizar la noticia, priorizar el partido por encima de la Institución, resaltar las diferencias, en lugar de partir de las similitudes, reseñar los fallos, buscar culpables, poner en evidencia a los compañeros, decir una cosa y la contraria, medias verdades, y anteponer el ego en las actuaciones son actividad habitual en la antigua política.

Con estas mimbres no sé qué tipo de cesta pueden hacer quienes están al albur de personajes con estas tretas. Atacan la equidad y la honradez cuestiones como la productividad sin ton ni son para pagar favores, a determinadas personas, a determinadas categorías a los que en nada ayuda esta estrategia, divisiones para ganar en la confusión, obstaculizar la comunicación con quienes toman las decisiones poniendo personas de confianza como parapeto, castigar con otras ubicaciones, no consiguen motivar, todo lo contrario cualquier expectativa o ilusión de cambio es sofocada de inicio.

Ya es hora de cambiar la estrategia política y empezar a compartir valores, pensar en políticas antes que en partidos, en objetivos sociales antes que políticos y en los funcionarios, antes que en ellos mismos. Es una tendencia tan habitual como atávica, pensar que nosotros mismos nos merecemos todo y que los demás siempre piden demasiado, sin ni siquiera ponernos en su situación.

Involucrar a los funcionarios en proyectos cooperativos entre varias áreas, darles libertad para formarse en cuestiones que la sociedad demanda, ofrecerles la posibilidad de cambiar de puesto de trabajo, trabajar en generar confianza entre políticos y funcionarios sabiendo que ésta evitará buscar culpables y sí encontrar responsables que quieran arriesgar están entre los retos.

Lo más importante en la vida es resolver lo que es más importante. Si estamos de acuerdo en que todo no consiste, sólo en hacer y hacer , ni sólo en las relaciones personales, sino en la mejor combinación de estas dos cuestiones. ¿por qué no empezamos por compartir los mismos valores?

Y si para liderar personas necesitas desarrollo personal , a lo mejor es el momento en que des el paso y entrenes el crecimiento necesario  de líder por autoridad al nivel de líder natural. Seguro que merece la pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s