Strike 3

Strike

Cómo respondemos a los diferentes estímulos de los que somos objeto durante el día, hacen que éste pueda ser uno  de los mejores de nuestra vida o podemos amargarnos todos a go gó.

Seguramente habréis oído o leído una máxima que alude a que todo nos influye por cómo somos  y cómo encajamos lo que nos ocurre, más que por lo que puede haber ocurrido.Estas percepciones son las que nos hacen pasar por diferentes estados, alerta, relajados, según vivamos el evento.

Hoy quiero reflexionar sobre “ponernos a la defensiva”. En muchas ocasiones nos descubrimos a nosotros mismos y asustamos a nuestro interlocutor, cuando tras un comentario sobre algo, nos convertimos en Mr. Hyde, sin apenas haber tenido tiempo para controlar esa emoción.

Que sea un tema reiterado, con el que no nos sintamos muy seguros o que nosotros mismos hayamos pensado que tenemos que cambiar o trabajar, que nos sintamos desafiados, nos pone en guardia en segundos, como una descarga en nuestra propia columna vertebral que nos recorre fugazmente hasta que nuestra defensa, contraataque o furia se estrella contra el  otro. Este tipo de reacciones las solemos tener con las  personas con las que más interactuamos, ya sea en el trabajo o en casa.

Cuando este proceso empieza, producimos el mismo efecto en la otra persona y la espiral que se forma difícilmente llega a  tener un momento de control. Nos bloquea crecer personalmente y nos amarga la vida. Si quieres empezar a confiar en ti mismo, ¡hoy es un buen día!

El psiquiatra Mark Goulston en su blog de Harvard Business Review nos aporta  un buen consejo para hacer frente a cuando nos aficionamos a ponernos en esta situación, él lo denomina  “Three strikes and you are in” , haciendo un símil con los golpes del béisbol.

Explica cómo tras sentir  lo que alguien te dice como un ataque e instintivamente arquees la espalda y te dispongas a responder, pienses en esta fórmula :

Strike 1.- Piensa en la primera cosa que quieras decir o hacer y no lo hagas. En su lugar respira profundo. Esto es porque la primera cosa que quieres hacer es defenderte de lo que percibes que es un ataque o una ofensa.

Strike 2.– Piensa en la segunda cosa que quieres decir o hacer y no la hagas tampoco. Respira profundamente por segunda  vez. Esto es porque la segunda cosa que quieres después de ser atacado es contraatacar. Esto sólo empeorará las cosas.

Strike 3.- Piensa en la tercera cosa que quieres decir o hacer y hazlo. Una vez que has pasado de defenderte y de contraatacar, tienes más posibilidades de buscar una solución.

¡Coge el bate por el mango! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s