¿Adicto a tu química?

quimica

Piensa en alguno de estos sentimientos: culpa, ira, tristeza, vergüenza, depresión, preocupación. Ahora en las veces que crees que te asaltan y cómo responde tu cuerpo a estos sentimientos.

Imagina todos los años que has estado reproduciendo estas reacciones ante esos pensamientos hasta automatizarlos y creer que son tu realidad.

 Joe Dispenza explica con claridad como se produce químicamente este proceso:

Cada vez que se tiene uno de estos pensamientos, le indicas a tu cuerpo que produzca un serie de sustancias químicas de las que componen este sentimiento. Lo hacemos tan a menudo que nuestras células están habituadas a estar inmersas en este hábitat.

 Las células, con el paso del tiempo se adaptan y procesan mejor esta química. Empieza a ser normal para ellas este estado y lo empiezan a considerar agradable.

 ¿Recuerdas cómo te has habituado a ruidos y situaciones que al principio te resultaban molestas?

 Cuando el cuerpo se acostumbra y las células se dividen para formar otras células, éstas necesitarán un umbral más alto del sentimiento para habituarse. Estas dosis cada vez tendrán que ser más alta para sentirte mal y cuando menos te lo esperes, te habrás vuelto adicto al sentimiento de culpa, tristeza, vergüenza o miedo que tú mismo te has causado.

Esa actitud ahora te parecerá normal y ni siquiera tendrás que hacer esfuerzos para sentirte así, simplemente  te sentirás.

 Cuando leas algo sobre optimismo y pensamiento positivo  te parecerá una broma de mal gusto o algo inalcanzable porque cada vez que sigas las pautas que te recomiendan, producirás en tu mente un caos que sólo resolverás al volver a tus pensamientos y sentimientos de siempre.

De repente pensarás que “hoy no es un buen día para cambiar, que ya lo harás mañana” y volverás a buscar excusas y culpables en tu pasado, tus padres, tu pareja, profesores, compañeros, etc, para poder sentirte de nuevo como siempre. En algún lugar de tu mente, te gusta sentirte mal.

Si te identificas con este proceso y te reconoces haciendo esto, puedes llegar a  “desmemorizar” estos hábitos. Para poder llegar a hacerlo  necesitas cambiar tu estado de ser, es decir, que tu cuerpo y tu mente trabajen al unísono para modificarlo.

¡Buenas noticias! Entrenando, se puede llegar a impregnar tu subconsciente de emociones positivas.

Para empezar, consciente de este proceso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s