¡Gracias Rafa!

rafa

 

Comienza el partido, pierdes el primer punto, y tras mucho esfuerzo el primer set, te quedan muchos puntos por delante, es más, cada juego, aunque parezca que con 40 ya está todo hecho, puede que uno tras otro los fallos te lleven a la ventaja y lo pierdas.

Cómo  fortaleces tu  mente de tal forma que cada golpes que da tu raqueta parezca el primero y el último, como si lo que hubiese ocurrido antes y lo que pueda pasar después no existiese, concentrándote en cada instante.

Cómo resistes a pesar del calor, del dolor, de la presión del público, de los aplausos y gestos de disconformidad, de la presión del ego que repite sin cesar que no puedes dejar de ser el número uno, que  llevas cuatro veces sin ganar a ese rival, de los fantasmas de las lesiones y del todo el trabajo que has hecho para recuperarte.

Cómo eres capaz de disociarte tanto del éxito y no necesitar que nadie te baje los humos aún cuando demuestras constantemente que eres el mejor, capaz de olvidarte de los puntos que no entran y de esos que se van por el fondo de la pista cuando arriesgas a pesar de no estar en la mejor de las situaciones para hacerlo.

Cómo vences ese miedo, que magnifica al rival hasta hacerte pequeñito, ese, que a otros atenaza, para seguir con tus mejores golpes a pesar de que requieren más energía que otros, que resistes perseverante, que todo el sudor que derrochas te hace brillar y nos envía el mensaje de que a pesar de hacer las cosas con pasión, nada es fácil, ni siquiera para ti.

Por todo estos motivos  y alguno otro más,  quienes hablamos de ti lo hacemos con entusiasmo con la admiración de querer ser como tú, de triunfar cada día sobre nuestros límites y conseguir  gestas como las tuyas.

Cuando todos tenemos en nuestras dedicaciones la oportunidad de alcanzar cotas tan altas  de excelencia  y sin embargo  elegimos dedicar menos esfuerzo, ponernos límites y  aumentar miedos que nos paralicen, inventar patéticas excusas, rendirnos  y hacerte un ser mitológico, cuyas hazañas están  lejos de nuestro alcance.

No entiendo que, en mi querido país, eviten nombrarte algo en las Universidades, donde el Humanismo y el conocimiento del Ser  Humano son el reflejo de los valores que tú demuestras, cuando deberían reconocer que tu práctica posee esa esencia del mejor alumno, cuando tú eres el ejemplo del aforismo de Juvenal y del dominio del cuerpo y la mente.

 

Gracias Rafa por tu ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s