¿EMPUJAS A TU VAQUITA?

cow-48494__180

“Un sabio maestro paseaba por el bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve visita. Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de conocer lugares y personas, y sobre las oportunidades de aprendizaje que nos brindan estas experiencias.

La casa era de madera y sus habitantes, una pareja y sus tres hijos, vestían ropas sucias y rasgadas, y estaban descalzos. El maestro se aproximó al señor, aparentemente el padre de familia, y le dijo:

—En este lugar no existen posibilidades de trabajo ni puntos de comercio, ¿cómo hacen usted y su familia para sobrevivir?

El hombre respondió calmadamente:

—Amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días. Parte de la leche la vendemos o la cambiamos por otros alimentos en la ciudad vecina, y con la restante elaboramos queso, cuajada y otros productos para nuestro consumo. Así es como vamos sobreviviendo.

El sabio agradeció la información y contempló el lugar por un momento, antes de despedirse y partir. A mitad de camino le ordenó a su fiel discípulo:

—¡Busca la vaquita, llévala al precipicio y empújala!

El joven lo miró espantado y le replicó que ese animal era el medio de subsistencia de la familia. Como percibió el silencio absoluto del maestro, cumplió la orden: empujó a la vaquita al barranco, y la vio morir. Aquella escena quedó grabada en su memoria.

Un día, el discípulo resolvió abandonar todo lo que había aprendido y regresar a aquel lugar para contarle la verdad a la familia y pedirle perdón. Así lo hizo, y a medida que se aproximaba veía todo muy bonito, diferente de como lo recordaba. Se sintió triste, imaginando que aquella humilde familia había debido vender su terreno para sobrevivir. Aceleró el paso y, al llegar, fue recibido por un señor muy simpático, al cual preguntó por las personas que vivían en ese lugar cuatro años atrás. El hombre le respondió que allí seguían.

Sobrecogido, el joven entró corriendo a la casa y confirmó que era la misma familia que había visitado algunos años antes con el maestro. Elogió el lugar y le preguntó al señor, el dueño de la vaquita:

—¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar de vida?

Emocionado, el hombre le respondió:

-Nosotros teníamos una vaquita que cayó por el precipicio y murió. De ahí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos; así alcanzamos el éxito que sus ojos ven ahora.”

La inspiración o la desesperación pueden ser dos de las motivaciones que te induzcan a salir de tu zona de confort. Tu zona de confort es ese espacio en el que te sientes cómodo, en el que has automatizado muchas cuestiones que ya no tienes que pensar. No querer salir de ella, hará que dejes de probar tus límites y te impedirá saber cuán lejos puedes llegar.

 

Ese trabajo que no te gusta pero en el que sigues porque paga tus facturas, porque te da reconocimiento ante los demás, porque no te atreves a buscar lo que te gusta.

Esa relación, que sabes que está agotada, con la que continúas por todas esas razones que no son más que excusas para no seguir buscando tu felicidad, diciéndote que será inútil o que no existe, sólo para no tener que usar ese coraje que te llevará seguro a, por lo menos, sumar una victoria sobre ti mismo.

 

  • ¿Cuál es tu vaca, lo que no deja avanzar?
  • ¿Cuánto tiempo más vas a alimentarla?
  • ¿Cuántas excusas vas a inventar para no dar ese paso?
  • ¿A quién más vas a culpar de tu situación para ocultar tus miedos?
  • ¿Qué pequeños pasos puedes dar esta semana para superar tu límite?

Sé valiente. Toma riesgos. Nada puede sustituir a la experiencia. Paulo Coelho.

 

¿Qué llave abre tu éxito?

llave

 

 

Estamos sometidos a tantos impactos sensoriales a lo largo de nuestro día, que en muchas  ocasiones conviene parar un poco, ver adónde vamos y para qué.

Una de las razones por las que merece la pena esta reflexión, es porque en muchas ocasiones, nuestro objetivo vital está demasiado matizado por lo que vemos y escuchamos hasta incluso desvirtuarse con respecto a lo que nosotros deseamos.

Amalgamamos las opiniones y consejos de nuestras madres, padres, amigos, medios de comunicación, gurús, etc, tejiendo una concepción de cuestiones tan importantes de delimitar como qué es el éxito para nosotros, haciéndolo con los modelos de los demás. Patrones, que no revisamos cada cierto tiempo para ver si son realmente nuestros deseos, con lo que conseguimos acabar lamentándonos, cuando  tenemos más tiempo para mirar atrás.

Si para ti el éxito se reduce a que consigas reconocimiento y dinero, quizás tengas una visión un tanto reduccionista, que pueda llevarte a un vacío existencial.

El éxito en “todo”, es prácticamente una quimera, así que llegar a un equilibrio personal que nos satisfaga, será nuestra conquista. Teniendo claro que nadie puede juzgar a nadie por su elección puesto que el objetivo de todos es nuestra felicidad y el camino para vivirla es personal e intransferible.

Si alguien prefiere su éxito profesional y para ello tiene que minorar otras dedicaciones de su vida, fenomenal. Si alguien decide que su vida familiar es lo que le satisface y es su misión, adelante. Quien la quiere dedicar a los demás, bienvenido sea. Lo que a ti te haga feliz, siempre que lo elijas tú e  independientemente de lo que digan, hasta tal punto, que ni te molestes en justificarte o explicarte porque lo tienes tan claro, que no lo necesitas.

Si algo aprendes cuando reflexionas sobre el éxito es que a veces no es nada fácil la elección, con tanta información contradictoria  y tanto “lo que deberías”, “lo que estás bien” o “lo que está mal”, se complica. Lo ideal es revisarla tú mismo, con tu perspectiva  y tan a menudo que siempre puedas identificarte con ella, a la vez que te encuentras  absolutamente incapaz de juzgar las elecciones de otros. A veces quien más juzga a los demás es quien más lucha interna tiene, eso lo acabarás concluyendo seguro por ti mismo. Incluso esta reflexión te va a hacer entender y comprender cada vez más las razones que les llevan a esas decisiones y te empujará a animarles en sus desarrollos vitales, sin cuestionarles.

Ese esfuerzo para hacer una elección, hace que les considere valientes  para querer conducir sus vidas hacia donde desean, para establecer esos objetivos.  Sin intentar mediar ni influir en sus decisiones, lo que a ti te sirve puede arruinar la vida de otro, infundiéndole miedos o prejuicios. No vendas consejos, cuando tú no los quieres y además no los necesitas.

Lo que realmente necesitamos es el  coraje suficiente para  mirarnos nosotros  mismos,  en nuestro interior y buscar las razones por las que nos merece vivir, trabajar,etc. Reconociendo  los valores que nos motivan y que  producen  nuestros comportamientos  para entonces actuar conforme a ellos, al margen de las actuaciones y  opiniones de los demás.

No compres versiones del éxito a otros.

¡Constrúyete la tuya!

Si necesitas inspiración escucha esta perspectiva del filósofo Alain de Botton