¿Sueñas en serio?

biblio

Piensa en cuando tienes que llevar a cabo  una cuestión importante en tu vida , seguro que no se queda en una idea que te ronda en la cabeza sino que la pones sobre el papel, le das forma, te preocupas de desarrollarla y de que se entiendan bien todos los pasos para ponerla en marcha.

Esto seguro que lo haces con lo que concierne a tus tareas laborales o a los negocios que quieres poner en marcha, pero qué ocurre cuando hablamos de proyectos personales, de objetivos propios, de metas vitales o de sueños. ¿Dónde están? ¿seguro que no estarían mejor sobre el papel?

Hay veces que cuando la vida nos plantea algunos reveses en poco tiempo, generalizamos la idea de conformismo, de mal menor, como la que debe ser nuestra forma habitual de entender la vida, es decir, dejamos de soñar. Nos rendimos a estas vicisitudes sin contemplar que conforman una pequeña parte de nuestra vida, que podemos considerarlos meros tropiezos comparados con el total, con lo que nos queda por vivir. ¿ has pensado que quizá los mejores años de tu vida pueden estar por llegar?

Pues si lo piensas detenidamente te darás cuenta de que ahorrarías un montón de tiempo e imprimirías un montón de entusiasmo y pasión a tu vida si tuvieses tus ” Libros de Sueños”.

Si quieres comenzar a confeccionarlos, no esperes a tener un cuaderno adecuado, o un bolígrafo perfecto, coge una hoja de papel y apunta hasta cien sueños que tengas. Sueña en grande.

Haz una lista sin distinciones, no separes, ni priorices: desarrollo personal, aventura, salud, profesionales, familia, aprendizaje, materiales… ponlos todos. Sueña sin límites, no te los pongas tú.

Cuando acabes quizá la lista de parezca imposible pero ahora ya has empezado a soñar en serio. Del “imposible” pasará al “quizá” y acabará seguro en “hecho”. Sólo porque nos sabemos qué va a ocurrir mañana podemos hacerlo.

Ahora es el momento de que inviertas en una cuaderno atractivo con separadores, o quizá varios. Tú decides. ¿Has pensado alguna vez en hacer una lista de sueños con tu pareja, con tus hijos, con tu socio, con tus amigos? Dejar de compartir miedos, recelos, tristezas y soñar. Comparte un cuaderno en el que podáis escribir todo aquello que os mantendrá unidos y enfocados. Hacedlo trabajando en equipo.

Ya con sólo escribirlos a mano, comienzas el proceso creativo, adquieres mayor compromiso con ellos, lo puedes consultar cuando quieras, cambiar, tachar, añadir, dibujar al lado lo que te sugieran. Hacer que tus sueños cada  vez cobren más vida.

Cuando tienes en marcha varios proyectos, seguro que tienes carpetas diferentes para ellos, haz lo mismo con tus sueños, consigue información, recortes, personas que te puedan ayudar a conseguirlos. Ten tu biblioteca de sueños al día.

 

La pasión por los sueños es contagiosa, el entusiasmo y es lo que podemos nosotros inyectar en nuestra vida. Es increíble el efecto que tiene además conocer los sueños de las personas que tienes alrededor, de las que quieres y te importan. De repente te sorprendes queriéndoles ayudar a conseguir los suyos y haciendo equipo. Nada impulsa más que un sueño, te llena de energía y te da una satisfacción difícil de conseguir con otras cuestiones  y a nadie  se agradece más que a quienes te ayudan a conseguirlos.

Si que llamarles sueños te resulta difícil, elige la palabra que te motive, llámalos objetivo, metas, negocios, como quieras, pero siente la magia de escribirlos, compartirlo y poder  hacerlos  realidad.

Foto:menuparabibliografos

“Como si”

comosi

 

 

Cuando nos enfrenamos a la consecución de un objetivo o de una meta que sabemos que va a hacer la diferencia entre los que somos y lo que queremos ser o dónde estamos y dónde queremos estar, hay determinados obstáculos que se interponen en nuestro camino contra los que luchar.

 En nuestro proceso nuestra motivación para el cambio es definitiva y es lo que va a ser el motor de éste por lo tanto debemos evaluar este sistema para analizar si tenemos las creencias idóneas para llevar nuestro barco a buen puerto.

Enseguida aparecen creencias limitantes, de capacidad “yo no puedo”, de posibilidad “no es posible para mi” o de merecimiento “no me merezco”.

Robert Dilts propone cinco elementos, cinco creencias para analizarlas ya que las considera significativas en nuestro camino hacia el éxito de nuestro cambio:

  • Lo deseable del resultado. Debemos plantearnos si nuestro objetivo es deseable y merece la pena

  • Seguridad en que el objetivo es alcanzable. Saber que el objetivo es alcanzable.

  • Evaluación de los comportamientos que son necesarios para el resultado deseado. Si lo que hay que hacer es apropiado y ecológico para nosotros.

  • Creencia en la propia capacidad para llevarlos a cabo. Saber que tienes las capacidades necesarias.

  • Sentimiento de la propia valía y permiso para realizar los comportamientos que se requieren y llegar al lugar deseado. Tener la responsabilidad y saber que te lo mereces

Una vez tengas estas creencias evaluadas cada una de ellas del 1 al 5, te puedes plantear tu hoja de ruta para alcanzarlas.

Analizando tus propios recursos para afrontarlos o  buscando la ayuda de una coach para fortalecer el éxito en la consecución de tu meta, ya sea este objetivo referente a tu estado psíquico, físico, laboral, personal, etc.

Si quieres comenzar a ver más posibilidades ampliando tu marco de referencia en ese cambio, utiliza “como si”, te ayudará a crear contraejemplos y alternativas.

Dentro de este marco Milton Erickson repite que “puedes imaginar y dominar lo que quieras”.

Ensaya mentalmente estos pasos:

  • Actúa “como si” eso fueras capaz de hacerlo, ¿cómo sería?
  • Actúa “como si” ya hubieses tratado con esa objeción o interferencia ¿cómo responderías de forma diferente?

 

¿Eres el capitán de tu alma?

capitan

No sabes definir tu estado, ni cómo te sientes, pero algo no marcha bien. Tienes, un trabajo que, aunque no has elegido, es fijo, no tiene mala remuneración, amigos, familia y un cultivado intelecto que alimentas  con libros permanentemente.

Aún así sientes que vives en una ficticia tranquilidad puesto que estas cuestiones relacionadas con la seguridad, no te hacen que te sientas bien, que seas feliz,

¿Quizá te falta estrategia vital?

Muchas de las decisiones que hemos tomado en la vida son moldeadas desde el exterior. Nuestro entorno, padres, amigos, maestros… la interiorización que hemos hecho de los numerosos acontecimientos que asaltan nuestro días…

Pero nunca hemos trazado nuestra propia hoja de ruta. Un proyecto con objetivos marcados y pasos para alcanzarlos.

La mayoría recordando nuestro pasado sí sabemos de lo que huimos, aunque poco son los elegidos a los que dejos de arrastrar el pasado impulsa la ilusión de un futuro planificado y deseado.

Esperar a estar jubilados y entonces mirar hacia atrás lamentando  no haber sido dueños de nuestro destino y simplemente haber ido dando tumbos donde la vida nos ha llevado sin elección, no es una opción atractiva, ¿no crees?

Todos necesitamos motivaciones para pasar a la acción, unos por inspiración y otros por desesperación, cada vez somos más los que nos ponemos manos a la obra para construir nuestro futuro, sin esperar suertes, circunstancias o simplemente “rogar que nos quedemos como estamos”.

No moverse ya implica una decisión, que el mundo sigue, pasa, cambia y el permanecer inmóvil, cuando  la velocidad es enorme hace que te quedes fuera antes de lo que tenías previsto. “Crecer cada día es ya una obligación”.

Un estudio de dos psicólogos de  la Universidad de Riverside identificó entre las actividades que consideraban más útiles para aumentar la felicidad, la búsqueda de metas y consecución de objetivos.

Puedo dar fe de una persona cercana que, a base de establecerse metas para presenciar acontecimientos familiares de toda índole, va poniéndose metas y objetivos vitales y va ya por los 92 años.¡Funciona!

Está demostrado que el simple hecho de plantearnos un objetivo, mejora nuestro humor, ¿es o no interesante?

Si has decidido tomar las riendas de tu felicidad  y no dejarte  avasallar por los acontecimientos y quieres empezar hoy, te dejo una práctica  de Jim Rohn sobre establecer objetivos:

  • Tome un bloc de notas, un diario o una agenda.
  • Escriba este encabezamiento en su bloc o en una hoja de papel «Objetivos a largo plazo».
  • Responda a la siguiente pregunta:
    • «¿Qué es lo que deseo para los próximos diez años?» El secreto para realizar este ejercicio con eficacia consiste en escribir el máximo de ideas en el mínimo tiempo posible. Tómese diez o quince minutos para este ejercicio e intente escribir unos cincuenta conceptos.

Preguntas orientativas:

1.¿Qué quiero hacer?

2.¿Qué quiero ser?

3.¿Qué quiero ver?

4.¿Qué quiero tener?

5.¿Adónde quiero ir?

6. ¿Qué es lo que deseo compartir?

Seguiremos hablando de objetivos la próxima semana, mientras, os dejo el inspirador  poema “Invictus” del poeta inglés William Ernest Henley

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
agradezco a los dioses si existen,
por mi alma inconquistable

En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he estremecido o lamentado en voz alta.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de ira y lágrimas
yace el horror de la sombra,
aún así la amenaza de los años
me encuentra y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
Soy el amo de mi destino;
Soy el capitán de mi alma.

Buen fin de semana  😉