¿Vigilas tu playa?

vigilantes

Si hablamos de influencia y de los impactos a lo que estamos sometidos diariamente, no podemos excluir el del principio de contraste del que, en numerosas ocasiones, somos víctimas.

La sofisticación de su actuación  sobre nosotros es explotada en numerosas ocasiones por avispadas personas o geniales comerciantes  que, sin darnos cuenta, nos “colocan” sus productos como si de nosotros mismos hubiese nacido la idea.

Si prestáis atención, cuando entráis a cualquier comercio y os atiende un buen comercial, siempre os llevará y os ofrecerá  los productos más caros que hay en la tienda. Si no están a vuestro alcance, o no os convence, ya estaréis listos para que os ofrezcan cualquier otro producto, será muy difícil que no acabéis comparando y comprando productos que, sin el del  precio inicial, no os hubiesen parecido un chollo.

En el caso de que  hayáis comprado el primero, o uno caro, ya será más fácil hablar de complementos  de precio inferior. Lo mismo ocurre por ejemplo en la compra de un automóvil, cuando el modelo está seguro, atacamos con los paquetes extras, por comparación, todos te parecen mucho más baratos, que el propio coche.

En el caso de las personas, también ocurre esto, si  estás con una persona hablando y te parece muy interesante, atractiva o inteligente, la siguiente persona que veas, que no responde a tu modelo inicial quedará por este efecto eclipsada por la primera. De ahí el impacto de la publicidad estática y en TV, cualquier cosa sobre la que después fijes tus expectativas, acabará defraudándote.

Los experimentos en los que  basa Cialdini este principio, parten de las diferencias de temperatura en tres vasos de agua: uno  frío, otro templado y el último, caliente. Quienes introducen la mano primero, en el caliente,  el templado les parece frío y los que lo hacen en el frío, es el templado el que califican como caliente. También demuestra cómo quienes ven series en TV como “Los Angeles de Charlie” o “Los Vigilantes de la Playa” y empapelan sus habitaciones con fotos de sus atractivos personajes, encuentran sus citas muchos menos atrayentes que quienes no, o quienes ven un programa diferente.

Esto que os parece tan obvio al leerlo, y que seguro os ha recordado numerosos ejemplos, es casi indetectable en la práctica, y los que son conscientes de este efecto, lo utilizan ejerciendo una gran influencia sobre nosotros.

La práctica de hoy es un “arma de doble filo” puesto que puedes ser la parte activa y utilizar este truco en tu favor, o jugar a detectar si es cierto que a tu alrededor se suceden estas situaciones  fuera de tu control. Tú eliges.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s