¿Entrenas tu posición de poder?

 

cuadriceps

Has observado alguna vez  ¿cuál es tu postura habitual?, ¿qué transmites con ella? ¿cómo te hace sentirte?

Sabes que el 90% de la persuasión y la mejora de la comunicación no depende del mensaje sino del lenguaje corporal.

Hazte un favor y pregunta a los que tienes a tu alrededor ¿cómo te ven?, ¿qué trasladas con tu cuerpo?

Si hasta ahora no has sido consciente de lo importante que es tu postura para tu estado interno y para acompañar a tu mensaje, es el momento de ponerte manos a la obra.

Si no entrenas, no sirve de nada acordarte de esto en el momento en que necesitas esa sensación  de poder que te harán sentirte mejor y que colaborara en un gran porcentaje en lo que quieres conseguir, porque en unos segundos, antes de que te des cuenta, volverás a estar encorvado, con lo que tus pensamientos volverán a su   ser habitual y tu estado interno será el mismo de siempre.

Si quieres empezar a sentirte mejor, con más fuerza y más confianza en ti mismo, entrena posiciones de poder, aquí te dejo unas pautas que seguro te irán bien.

“Para cambiar esa situación, sólo es necesario que le dediques unos cuantos minutos diarios a ejercitar los músculos correctos (no es necesario pasar horas en un gimnasio).  Sólo asegúrate de hacerlos a diario y en pocas semanas notarás la diferencia:

1 – Ponte de espaldas contra la pared, los pies separados al ancho de los hombros y tratando de tocarla con toda tu espalda y tu nuca, como si fueses un “Terminator“ y la pared fuese un gigantesco electroimán.  Poco a poco, da pequeños pasos hacia adelante, mientras te vas deslizando poco a poco hacia abajo. Cuando tus piernas tengan un ángulo de 45 grados con respecto a tu tronco, mantén es postura al menos un minuto (o lo que tu resistencia te permita).

2 – Ahora túmbate en el piso boca arriba (si es que no te caíste ya, desde el ejercicio anterior), y levanta las piernas hasta que las puntas de los pies estén apuntando al techo, formando una L con tu cuerpo.  Pon las manos en los muslos y empújalos tratando de alejarlos del pecho mientras contraes tu abdomen.  Trata de que tu cabeza se mantenga tocando el suelo para evitar contracturas.  Mantén la presión durante veinte segundos, al menos ocho veces.

3 – Si aún te queda aire, mantén la postura anterior pero coloca tus brazos a los lados y en forma de cruz.  Úsalos para apoyarte mientras inclinas tus piernas hacia tu izquierda, hasta 45 grados y luego a tu derecha.  Esto es una repetición, haz al menos 8.”

Recuerda : Concéntrate en el ejercicio  y hazlo lentamente.  Evitarás lesiones y mejorarás el resultado.

Si eres perseverante, seguro que consigues “ser poderoso”

Fuente: lenguajecorporal

Foto: educacionfisicamateo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s