¿Te puede la información?

info

Desde que tenemos fácil acceso a Internet, la información está a toque  de tecla  y la cuestión se complica con la ingente cantidad a la que nos enfrentamos.

Sin embargo es paradójico la cantidad de información que tenemos sobre cuestiones externas y ajenas a nosotros y la poca que obtenemos y registramos de nosotros  mismos, la baja importancia que le damos y el casi nulo almacenamiento de la misma.

Muchos de nosotros andamos todo el día cargados de dispositivos electrónicos, de calendarios con citas y alarmas, de programas para recoger notas tanto escritas como de voz y aún así  nuestra organización y gestión no mejora.

Cada día cambiamos de aplicación a otra que realmente nos ayudará más, que lo hará mejor, pero no dejamos de darnos cuenta al final del día de las pocas veces que las hemos consultado.

Sólo echar una visual a nuestras pantallas del ordenador nos da una idea de la dificultad de concluir una tarea en un medio en el que la información no descansa. Mientras nosotros dormimos hay otros miles de personas subiendo más datos y análisis en la Red que nos obligará a abrir más de una carpeta o de una pestaña.

Estoy de acuerdo con que la información  es poder pero en la actualidad se está convirtiendo para muchos además, en un gran dolor de cabeza.

A pesar de tener tanto aparato donde descargar nuestros gigas mentales, seguimos sin hacerlo con las cuestiones más importantes, con lo que gestionamos nosotros mismos, es decir, sólo registramos los inputs que leemos o investigamos sin dejar que nuestra mente analice, relacione y archive nuestro propio resultado, nuestros outputs, sin dejar que el proceso de aprendizaje se concrete y finalice en nuestra mente.

Decía Umberto Eco que “ toda información es importante si está conectada a otra”. Imagina el potencial de esta frase para cada uno de nosotros, cuando lo que leemos, lo que experimentamos y cómo lo hacemos es único y original en cada uno de nosotros.

¿No merecerá más la pena, continuar con una idea hasta parir algo, y darle vueltas y reflexionar sobre ella para que sea nuestra, a que sigamos  yendo de link en link, desesperándonos al darnos cuenta que cada vez sabemos menos?

¿Y si en lugar de vivir con esa ansiedad de pensar la cantidad de libros que queremos leer, los cursos que queremos hacer, lo que nos queda por ver, vamos conectando en la misma medida lo que ya nos pertenece?

¿ Si en lugar de guardar en carpetas digitales, abrir pestañas y descargar aplicaciones, vuelcas en una simple hoja en blanco palabras que te ayuden en tu aprendizaje y reflexión sobre el tema y las colocas como crees que conformarán un puzle que puede darte  muchas claves?

¿En qué crees que consiste un artículo o escribir un blog?, ¿en inventar algo, en decir algo que nadie ha dicho o en que tú mismo vayas colocando y relacionando lo que hay en tu mente de forma que construyas tu propio análisis?

No hace falta que sea público, pero estoy segura de que este proceder te dará una nueva forma de ver la vida, ¡la tuya!.

¡Coge papel y boli, por favor!

foto:idmadvisory

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s