ESCUCHAR PARA CONOCERSE

Ayer recibí una llamada de una persona de la que hacía cinco años que no sabía nada. Lo que empezó siendo una petición de ayuda ha acabado siendo hoy una larga y enriquecedora conversación en la que escuchando he descubierto mucho más de mí que hablando.

Ese maldito hábito de hablar y hablar e interrumpir para contar mi esto o mi lo otro. Querer parecer más lista, con más experiencias, que ya lo sabías, que conoces a otros, que has estado en otros sitios, has comido otras cosas. Como mi amigo me ha dicho “vivimos a la defensiva”.

Algo agotador y que no nos aporta nada porque la mayor parte de las personas al otro lado de la conversación están pensando en la próxima experiencia que van a contar de ellas mismas y no escuchan.

Esta persona me ha traído una carta de agradecimiento por haberle cogido el teléfono y sido amable con él. Desde luego que algo que a mí me parece de lo más normal, haya personas que lo consideren extraordinario, me sobrecoge.

Una vez más la necesidad expresada era solo una excusa para buscar compañía, escucha, comprensión y humanidad en un viaje personal que estaba haciendo tan duro como solitario. Lógicamente no podía parar de hablar y se disculpaba por saltar de un tema a otro en la conversación.

He reconocido en su historia que yo a pesar de tener una vida cómoda gracias principalmente al esfuerzo de mi familia, una vez tuve que elegir entre lo cómodo o lo correcto y elegí lo segundo. Y desde entonces reconozco que acerté a pesar de que siempre ha sido el camino más difícil y el cómodo siempre acechaba.

Ahora sé que es el correcto, contrarresta el miedo de ir contracorriente con ir con mis valores por delante, el que me hace conocerme, crecer y me desafía en lugar del cómodo que aborrega y acomoda, el que imprime carácter y entusiasmo porque crees en ello y sabes cómo hacerlo, el que sirve de buena y limpia conciencia para dormir tranquila.

No cuestiono ni juzgo al que elige el fácil porque las excusas pueden ser muy poderosas pero el efecto recompensa que tiene el difícil, superarse y retarse continuamente, no lo cambio. Sé que esta energía y entusiasmo con la que vivo sin saber el día que es, se esfumaría.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s