Sólo se necesita miedo

rey de corazón

SÓLO SE NECESITA MIEDO

 

   “Había un rey de corazón puro y muy interesado por la búsqueda espiritual. A menudo se hacía visitar por yoguis y maestros místicos que pudieran proporcionarle prescripciones y métodos para su evolución interna. Le llegaron noticias de un asceta muy sospechoso y entonces decidió hacerlo llamar para ponerlo a prueba.

  El asceta se presentó ante el monarca, y éste, sin demora, le dijo:

  –¡O demuestras que eres un renunciante auténtico o te haré ahorcar!

  El asceta dijo:

  –Majestad, os juro y aseguro que tengo visiones muy extrañas y sobrenaturales. Veo un ave dorada en el cielo y demonios bajo la tierra.

!Ahora mismo los estoy viendo! ¡Sí, ahora mismo!

  –¿Cómo es posible -inquirió el rey- que a través de estos espesos muros puedas ver lo que dices en el cielo y bajo tierra?

  Y el asceta repuso:

  –Sólo se necesita miedo.”

 

 

 

De nuevo utilizo un cuento hindú como inicio de una reflexión de lo que el miedo puede hacer por y con nosotros.

Si te das cuenta nos hayamos sometidos en nuestra vida diaria a miles de “usos del miedo”, por parte de la publicidad, de los gobernantes, de la familia. Muchas de las frases que escuchamos son del tipo  “si no usas, haces, dices,… tal o cual cosa, te pasará esto o lo otro”.

Casi siempre cuando las escuchamos estamos haciendo o pensando otra cosa y dejamos deslizarse estas amenazas dentro de nosotros, en nuestra mente inconsciente sin apenas cuestionarlas. De forma que en el mejor de los casos acabamos siendo sujetos activos de la obligación motivo de la amenaza.Convirtiéndolo en creencias automáticas que rigen nuestro comportamiento.

Sin apenas pensarlo nos habremos echado ese producto para no tener arrugas, habremos comido eso para no engordar, tendremos ese otro dispositivo para no parecer desfasado, ese coche para no parecer fracasado. Pronto nos daremos cuenta de que  nuestras acciones parten de alejarnos del dolor, no de acercarnos al placer. De objetivos negativos. No estar gordos, no parecer ignorantes, no parecer mayores, no dejarnos pisar…y todos ellos fruto del miedo que pueden llegar a ser, con nuestra obsesión y colaboración incluso  profecías autocumplidas.

Nuestras alertas ancestrales que nos hicieron sobrevivir a tantos peligros que en el pasado tenía la naturaleza para nuestra supervivencia, ahora nos traicionan formando parte de nuestros automatismos sin apenas darnos cuenta.

Y no es más que este miedo automático, el que luego nos lleva a ver mejoras y progresos donde nos dicen, aunque no los haya, donde todo es una entelequia y aún así, nos atrevemos a decir, por miedo, que vemos el ave dorada que quienes nos intentan dirigir quieren que veamos.

Cada uno ya tenemos suficiente diálogo interior para lidiar con nuestros propios miedos, fruto de creencias sin explorar, como para que alguien externo,  nos insufle más y merme nuestra autoestima haciendo mella en la libertad que, a pesar de todo, tenemos para tomar decisiones.

No dejes que estos automatismos entren por la puerta de atrás , cuestiona todas y cada una de esas creencias que van a conseguir perturbar tu paz interior.

 Siempre y cuando hagas ese trabajo desde dentro, serás capaz de discernir entre lo que tú sabes y lo que por otros creías.

 No olvides sonreír ante esto. Lo normal es tener miedo, aunque lo esencial es que continúes haciendo en lo que crees a pesar de él, para que ni te paralice, ni te gobierne.

 

Empezar a plantarle cara en cualquier momento es el principio de una vida en paz.

Seamos libres, como escribía Viktor Frankl , “teniendo el poder de elegir”

foto:andreaweb.es

¿ Te debo algo?

obligado

 

 

Quiero acabar la semana, blogueramente hablando, con un cuento sufí con el que podemos reflexionar sobre multitud de situaciones, con el trasfondo de la obligación, es decir, “sentirse obligado”.

“El Mulá estuvo a punto de caer en un pozo lleno de agua.

Un hombre que se hallaba cerca, y a quien él apenas conocía, lo salvó. Después de aquel hecho, cada vez que se encontraban, el hombre le recordaba el servicio que le había prestado.

Después que esto se repitió varias veces, Nasrudín lo llevó hasta el pozo, se tiró dentro, quedó con la cabeza justo al nivel del agua y gritó:

 

-Estoy tan mojado como lo hubiera estado si no me hubieras salvado. ¡Ahora puedes dejarme en paz!”

 

¿Cómo te comportas tú cuando te hacen un favor?

Difiere en algo si lo habías pedido o no

¿En quién  piensas cuando lo haces en cada situación?

¿Qué es lo que esperas que ocurra en ambas?

¿Cómo te sientes al haberlo hecho?

¿En dónde o en qué pones el foco?

¿Qué pasa cuando eres tú el que haces el favor? ¿te lo piden o los haces sin que te lo soliciten?

¿Cómo te comportas entonces?¿ qué diferencia existe?

¿Cómo te sientes?

¿Qué esperas?

¿Qué haces o dejas de hacer para no estar en esas  posiciones?

Coincides con Ayn Rand en que:

“Ningún hombre puede tener el derecho de imponer a otro hombre una obligación no escogida, un deber no recompensado o un servicio involuntario”.

Crees como Hobbes que:

“Los favores obligan, y la obligación es una esclavitud.

 

¿Qué piensas del adagio “por la caridad entra la peste”?

 

Tus respuestas a estas preguntas te dirán mucho de ti mismo y de cómo te desenvuelves en el mundo que te rodea. Podrás reflexionar sobre por qué no pides ayuda, la cantidad de oportunidades  que te estás perdiendo por tener determinadas creencias limitantes como “a mí no me gusta deber favores” y darle vueltas a qué es lo que piensas tú cuando te la solicitan a ti.

Te ayudará a desvelarte qué recursos utilizas para conseguir cosas.

 

¿Cómo puedes cambiar esta creencia y esta situación?

Comparte tu reflexión con nosotros. Gracias!!!

 Buen fin de semana!!!

¿En “justa” reciprocidad?

reciprocidad

La reciprocidad es una cuestión que curiosamente en todas las sociedades del mundo se respeta, si alguien hace algo por ti, te encuentras conque el hacer algo por ella se convierte en una necesidad vital.

Has reparado en que a veces puede ser usada contra ti hábilmente.

Este sentimiento que guía en muchos casos nuestras acciones sin nosotros pretenderlo, usado de manera consciente supone una modificación de la conducta de  las personas.

Seguramente recordáis alguien que sin vosotros pedirlo os ha traído algo , os ha regalado algo u os ha hecho un favor recientemente. A partir de ese momento te sientes en deuda, independientemente de la persona acreedora, un duendecillo anda por tu mente intentando desembarazarse de esa cuestión. Y cómo, normalmente saldándola cuanto antes.

En muchos casos simplemente contestamos: “gracias, ya sabes que si necesitas algo” pues ese algo de ese momento, estás expuesto a que esa persona “se lo cobre”. Un cheque en blanco te hará, prácticamente,  hacer lo que te pida.Será la única forma de acabar con ese sentimiento de débito.

Tras indagar sobre esta cuestión, por ejemplo he observado la actividad los “me gusta” y “compartir” en Facebook. Se refleja claramente este comportamiento humano. Si alguien cliquea en un post tuyo, rápidamente buscamos alguno  de la otra persona para hacer lo mismo. Si no, hacemos como que ni siquiera lo vemos, a pesar de que toda la información pase descaradamente por nuestros muros e incluso nos guste. Acaba siendo una cuestión de ignorar o de no mostrar  bien  que estamos conectados la mayor parte del día o  bien nuestro interés por esa persona.

El porqué de este comportamiento daría para otro post, hoy me ciño a la reciprocidad. De cualquier forma empieza a pensar , cómo actúas tú en las redes

Otros ejemplos claros de la utilización de la reciprocidad son las muestras gratuitas que las marcas nos ofrecen y regalan, las degustaciones gratuitas, no son inocuas. Tampoco  las contribuciones a las Campañas Electorales, como estamos comprobando e incluso si alguien que nos disgusta nos hace un favor, sólo por no deberle nada, corremos raudos a pagarlo.

Ese entrenamiento desde pequeños, que hemos llevado a cabo para no saltarnos la regla, hace que nos resulte desagradable el sentimiento y que tenga un alto valor psicológico.

En cualquier caso este aviso en para que ese sentimiento lo puedas detectar y no te suponga ser víctima de una manipulación o por lo menos  que  reconozcas su influencia. Siempre, quien intenta hacerlo con otra intención,  toma la iniciativa. De ti depende que exista o no esa deuda.

Dar sin esperar nada a cambio, es una de las formas más gratificantes de vivir. Convicción a la que solemos llegar cuando ya hemos gastado demasiado tiempo y energía en acumular, sin ver resultados. Quien así se comporta nunca está en deuda con nadie, porque no tiene apego a nada.

Conseguiremos ese desapego algún día…