Cara a cara

caraacara

Miedo, pereza o vergüenza. Si lo piensas detenidamente la mayoría de las cuestiones que no resuelves en tu día a día,  que te impiden alcanzar tus sueños y que te apartan de tu éxito, tienen que ver con ellas.

En este post quiero reflexionar sobre cómo nos escondemos tras todo lo que la tecnología pone a nuestra disposición para no llevar a cabo muchas de las acciones que podemos resolver “cara a cara” y cómo influye en nuestro entorno.

 Cuando en nuestros equipos- y para mí no tiene diferencia laboral o personal- se convierte en cotidiano  resolver cuestiones importantes a través de correos electrónicos, mensajes de texto o chateando, estamos haciéndonos un flaco favor a nosotros mismos y al equipo.

La importancia de los mensajes no está en ese 10%  del contenido, sino en el tono, en la expresión corporal, en la mirada en un sinfín de cuestiones, que si ya son difíciles de tratar por teléfono, imagina en la Red.

Como tú escribes un correo, con la intención que lo haces y lo que quieres decir, depende de tu estado de ánimo, de tu redacción, de cómo hayas entendido el mensaje, de lo inspirado que estés en ese momento, de lo que te haya ocurrido desde que comenzó el día… de un montón de detalles que a pesar de los emoticonos que puedas utilizar, no trasladan la mayor parte de tu mensaje.

Si es imprescindible esta forma de trabajar en tu caso, presta mucha atención a las diferentes lecturas que puede tener tu mensaje y acláralas por adelantado.

Si no es así y puedes desplazarte dentro de tu oficina hazlo, los beneficios son increíbles. Los espacios abiertos te conectaron con los cercanos pero todavía puedes ampliar más tu conexión, incrementar tus conocimientos, tener otras perspectivas, aumentar tu creatividad y convertirte en innovador.

No  hay mayor inversión, ni más económica  en una compañía que  dos o más empleados se conozcan por aquello de las sinergias.

Además desarrollas  tus habilidades sociales, tu comunicación, que sólo se mejoran con el entrenamiento: la empatía, asertividad, apertura de mente… Todo esto, sólo poniéndolo en práctica, conseguirás dominarlo.

 Una posición constante detrás de tu mesa, escondido tras tu pantalla te aportará bastante poco a tu vida y a tu  desempeño.

Nuestra neuronas espejo están deseando trabajar y conectarse para ampliar tu red social, tus habilidades y  tu felicidad, que parecen buenos caminos para el éxito.

Así que la próxima vez que tengas que resolver algo importante que sea “cara a cara”.

Un minuto  de coraje, dará sus réditos.- 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s