¡Cuide sus depósitos!

deposito

No deja de repetirse que es sólo su imaginación, que no tiene nada que temer pero en cuanto se despista, ahí está otra vez embebido en esos aciagos pensamientos.

El miedo es como dice Schwartz “una suerte de infección psicológica” para la que debemos proceder con tratamientos similares a los que llevamos a cabo para las del cuerpo.

El miedo nos impide desarrollar todo nuestro potencial, nos bloquea, enferma, acaba con nuestra vitalidad, nos arruga, nos vuelve grises, taciturnos. Explica porque hacemos poco y disfrutamos menos.

Para empezar a trabajar esta limitación, podemos pensar que nadie nació con confianza, en todos los casos se ha gestado a lo largo de los años, eso sí con más acción que pensamiento, poco a poco.

Las personas que han vencido a la preocupación, son las que han superado este miedo atenazador. Muchas veces el miedo es un exceso de imaginación mal dirigida, nos encontramos ante un panorama en el que podemos elegir muchas opciones que nos son favorables, tanto a nivel laboral, como de salud o incluso relacional y sin embargo nos obcecamos en las negativas, refocilándonos en lo peor que puede pasar.

A pesar de que nos decimos que nos es real no somos capaces de recomponernos. La buena noticia es que sí, la cuestión es que este trabajo de años, revertirlo lleva su tiempo y entrenamiento, tras tomar la determinación de hacerlo.

Quiero compartir, la metáfora de Schwartz que explica de una manera sencilla con el “Banco de la mente” como podemos, tras aislar nuestro temor y aclarar de qué tenemos miedo, pasar a la acción.

“Su cerebro se parece a un banco. Haga todos los días depósitos de pensamientos en el “banco de su mente”. Estos depósitos crecen y llegan a constituir su memoria. Cuando usted afloja el paso en pensar o cuando hace frente a un problema, dice a su memoria-banco ¿qué sé yo de esto?”

Su banco responde con retazos de información, la memoria suministra la información. Esto quiere decir que si usted ingresa supuestos fracasos, miedos y temores, cuando vaya a retirar su capital será éste y no otro el que recuperará. Si decide ingresar pensamientos de momentos y situaciones en los que se sintió poderoso y triunfador habrá ganado mucho cuando vaya a recoger sus frutos.

Dos cosas que puede hacer para cuidar sus depósitos:

 

  • Deposite sólo pensamientos positivos en el banco de su memoria. Todos tropezamos con situaciones de desaliento, que no nos gustan pero minimícelas, piense en lo que aprendió de ellas y lo fortalecido que ha conseguido salir. Oblíguese a que su último pensamiento por la noche sea de agradecimiento y también el primero de la mañana. No se ponga palos en sus propias ruedas, necesitará la energía para resolver muchas cuestiones durante el día, no se agote  usted solo.
  • Retire tan sólo pensamientos positivos de su banco de memoria. Acostumbre a su mente a hacer exactamente lo contrario de lo que hace hasta ahora, cuando busca en su mente no encuentre  pensamientos negativos para cualquier evento o magnifique algún episodio antiguo haciendo que su miedo sea insalvable, al fin y al cabo, no fue más que una pequeña experiencia en todos sus años de vida no la generalice.

Puede usted ver en el mismo cuadro un increíble amanecer a un día lleno de posibilidades para cambiar su vida o un oscuro crepúsculo que agota sus oportunidades. De sus depósitos depende.

¡¡Vigile su cuenta!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s