¿Cuál es tu filtro?

filtro

Muchos de los malentendidos, equivocaciones, resultados inesperados o indeseados tienen su origen en la falta de buena comunicación que existe entre las personas.

Cuanto más me adentro en los detalles referentes al ser humano, más consciente soy de las múltiples variables que existen y no tenemos en cuenta durante una interacción, incluso cuando en ésta se cambia totalmente el sentido de lo que queremos expresar. Sin embargo, el mensaje acaba  llegando, por lo tanto, al final es más práctico de lo que parece.

A pesar de todo el trabajo  que implica, en el intercambio vamos limando las asperezas de nuestro mensaje y definimos o especificamos lo que queremos decir.

Una de las cuestiones que más útiles me resultan en mi  trabajo, en  los entrenamientos, se refiere a los filtros que cada persona usa mentalmente para adquirir información y trasmitirla, existen de muchos tipos: de cantidad, de tiempo, de persona… y cada uno de nosotros tiene en su comunicación uno que prevalece o domina por encima de los demás.

Un filtro que tiene dos versiones y que me gustaría compartir con vosotros  porque seguro que os será útil consiste en la diferencia entre  personas de visión general y personas de detalle.

Imaginaos unos,  a esa persona que conocéis desde hace tiempo pero que rehuís porque os da miles de detalles sobre todo lo que hace, lo explica paso a paso, escrupulosa en sus descripciones, llegando alguna vez a exasperarte o aburrirte.

Imaginaos otros a esa persona que siempre cuenta las cosas y los proyectos con objetivos generales, visiones filosóficas y pequeñas pinceladas deshilvanadas, que os parece que divaga, que está en las nubes, que no es nada práctica y que nunca aterriza.

Si os habéis identificado con alguna de ella, en el primer caso estamos hablando de una persona de visión pensando en una de detalle, y en el segundo ejemplo, al contrario.

Si llegas a  entender el filtro de la otra y te pones de acuerdo, seréis un equipo invencible pero si no sois conscientes de estas diferencias, os acabaréis evitando mutuamente o  asociándoos, con complicaciones innecesarias.

Sin embargo tiene una enorme ventaja, para una persona de visión, que tenga al lado una de detalle, ésta le puede dar tranquilidad, todo estará revisado al milímetro, y hecho según las directrices. Aunque la persona de visión general tendrá que esforzarse y bajar más de lo acostumbrado a los detalles para poder establecer el modo de proceder.

A su vez la persona de visión proporcionará a la de detalle una estrategia, un contexto, o una perspectiva distinta en la que vea la utilidad y el propósito de su trabajo a su acción, mejorando su  compromiso  con la causa.

Si dentro de la selección de las empresas o dentro de las familias, tuviésemos este filtro en cuenta, las tareas y los proyectos saldrían adelante en menor tiempo, con  menos problemas y con los resultados esperados.

Si eres asiduo de mi blog, te habrás dado cuenta, 😉 por los errores tipográficos, que soy de visión, pero lejos de cansarme o no entenderlo, estoy muy agradecida a mis “supervisores de detalle” que posteriormente me advierten de muchos de ellos y puedo rectificar. Siempre es mejor tener un buen equipo que actuar solo.

Has pensado ya, ¿ cuál es tu versión de este filtro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s