La psicología del tiempo

tiempo

 

Últimamente he mantenido conversaciones y he escuchado charlas en las que se tocaba tangencialmente el tema del tiempo. Muchos se sorprendían de la relatividad del mismo, decían, “si miramos al pasado has hecho y han ocurrido tantas cosas pero si miras al futuro, te parece que te quedan tan pocos años y tanto por hacer”.

 Otras discurrían sobre el tiempo en la semana laboral, hay quienes siendo lunes, no le importaría que fuese viernes y engullir los años de 56 en 56, personas que todos los días celebran  que pasen los días de su vida en una carrera loca hacia el fin de semana.

 También hay para quienes las veinticuatro horas del día no les resultan suficientes para trabajar, descansar y disfrutar. No se sabe si consumidos por su falta de decisión, la pereza o por la falta de gestión de su propio tiempo se  beben su presente a grandes tragos, sin pararse a pensar que jamás volverán a vivir ese día y tampoco saben los que les depara el futuro.

 Algunos llorarán  y lamentarán el poco tiempo que han pasado con los que se van por no volver a verlos, cuando arguyen que ha sido éste, el tiempo, o mejor aún la falta de él, lo que les ha impedido disfrutar más de su compañía.

 Unos tienen tiempo para viajar y disfrutar pero no tienen la suficiente energía, ni imaginación, ni valor para aprovechar  su tiempo libre, como lo único que de verdad tiene valor y no se puede comprar.

Otros no tienen tiempo, porque están tan ocupados en trabajar para adquirir todo ese “poder” que les lleve a conseguir viajes y cosas que se les pasa la vida sin que se den cuenta, aguantando sufrimientos creyendo que algo fuera de ellos podrá aliviarlos.

En la conclusión de muchas de estas conversaciones siempre he encontrado frases del tipo “queremos lo que no tenemos”, “no nos conformamos con nada” o “ el hombre y sus contradicciones”. Frases todas ellas que lejos de acercarnos a las temidas preguntas que nunca nos queremos formular, mitigan nuestra ansiedad hasta la próxima vez que mantengamos otra conversación similar.

Recordé entonces este TED sobre “La psicología del tiempo” de Philip Zimbardo que tanto iluminó mi concepto del tiempo cuando lo escuché y lo quiero compartir con vosotros.

Zimbardo alude a que nuestra socialización en cuanto al  tiempo produce  nuestra orientación hacia el mismo, distinguiendo entre, los que están orientados al pasado, los que lo están en el presente y los que lo están al futuro.

Cada orientación, explica, tiene unas connotaciones determinadas, y además cada una  puede ser en su versión  positiva o en negativa, e influyen definitivamente en nuestras vidas, produciendo unos efectos muy  distintos. Cualquiera de las tres, en exceso, nos perjudica.

La fórmula mágica que propone y que yo desde hace tiempo practico y funciona, habiendo estado totalmente orientada al futuro, es la siguiente. Toma buena nota:

  • Alta orientación al pasado en lo positivo: agradecer tus raíces.
  • Moderadamente alta al futuro: te dará alas
  • Moderada orientación en el presente (hedonismo):  te dará energía
  • Baja orientación al pasado negativo y al presente fatalista.

Merece la pena escucharlo

Analiza alguna de tus  últimas decisiones con esta fórmula, a que ya no lo ves tan difícil!!!!

Ratas a la carrera

rat

Lo genial de leer varios libros a la vez es poder relacionar las ideas de autores dispares, sobre diferentes temas y mezclarlos a tu antojo, incluso añadir algún toque cinematográfico representativo, para producir tu propio pensamiento.

 El capítulo de “Política y economía del bienestar” del libro de Seligman “La vida que florece”, el artículo de Jeffrey Sachs “Tras la economía de la felicidad” y el concepto de “la carrera de la rata “del libro de Robert Kiyosaki “Padre rico, padre pobre” y de fondo el argumento de “Ratas a la Carrera” de Jerry Zucker, son los ingredientes  de mi reflexión de hoy

Mientras leía en Seligman sobre “la paradoja de Easterlin” , concepto empleado en la economía de la felicidad, que pone en cuestión la teoría tradicional económica que afirma que cuanto mayor sea el nivel de ingresos de un individuo, mayor será su nivel de felicidad, revisaba sus críticos y leía la nueva argumentación, basada en múltiples datos, paper que os dejo aquí, recordé a Kiyosaki.

Robert Kiyosaki con su concepto de “la Carrera de la rata”, habla de cómo la clase media se encuentra en constantes dificultades financieras, siempre buscando como conseguir más dinero a través de su empleo, o como mejorar en cuanto a salario, precisamente porque a media que éste aumenta, también lo hacen sus gastos. Muchas veces esto es consecuencia de seguir a la multitud y de tratar de mantener el paso de los demás con casas e hipotecas  cada vez más grandes, que en lugar de ser activos se convierten en pasivos y lastre de la mayoría de las familias. Esto hace a su vez que la necesidad de dinero les controle y el poder del dinero sea utilizado en su contra.

Sachs en su artículo también explica como “la búsqueda implacable de un mayor ingreso está conduciendo a una desigualdad y a una ansiedad sin precedentes y no a una mayor felicidad y satisfacción en la vida. El progreso económico es importante y puede mejorar la calidad de vida, pero sólo si es un objetivo que se persigue junto a otros”.

El reino de Bután en el Himalaya, hace tiempo que se ocupa de estas cuestiones y fruto de la persecución de otro índice “Felicidad Nacional Bruta” reunió a numerosos expertos cuyas conclusiones son más que interesantes, se da por descontado que sobre lo que aquí reflexiono, da por hecho que el desarrollo económico que alivia la pobreza es un paso vital para fomentar la felicidad.: Alimentos, agua potable, atención médica, educación y un empleo digno. Algo que incluso hoy en nuestra sociedad no tenemos tan claro.

Pero es interesante como, entre otras cuestiones, se alude a que la felicidad se logra a través de una estrategia equilibrada frente a la vida. Sin reemplazar nuestra dedicación a nuestras familias, amigos, comunidad e equilibrio interno en la intensificación de la búsqueda de ingresos que nos mantengan en “la carrera de la rata” y es cierto lo que apunta Kiyosaki, la educación que recibimos nos hace que seamos “buenos empleados” y no empleadores y nos prepara para no cuestionarnos esa carrera sino que participemos en ella a pesar de nuestra salud.

Otra de las cuestiones que además plantea, desde mi punto de vista, con gran acierto, es ¿qué es en nuestras vidas una casa, un activo o un pasivo? y a raíz de eso cuestionarnos muchos planteamientos que damos por hecho. Poniendo en evidencia la necesidad de una educación financiera desde el colegio.

Todo lo que tenemos es tiempo,¿ qué hacemos entonces dedicándolo a cuestiones que no nos hacen felices? Quizá como apunta Kiyosaki, debamos utilizar el “poder japonés del espejo”, que simboliza el conocimiento de uno  mismo y nos preguntemos a nosotros mismos, ¿tiene todo esto sentido? puesto que “simplemente levantarse y trabajar más duro” sin preguntarnos para qué, puede hacer que algo como el dinero nos controle.

A lo mejor tu solución está en ser diferente y no seguir a la multitud. Recuerda a Wilde “Sé tú mismo. Todos los demás puestos están ocupados”