¡En sólo 30 segundos!

primera impresion

Cuando conoces a alguien, ¿en qué es en lo primero que te fijas?

Si han sido unos segundos los que has podido compartir con esa persona, ¿qué recuerdos te quedan media hora después?

Recuerdas a alguna persona que conociste en una situación parecida y guardas buen recuerdo de ella, ¿qué te impactó?, ¿qué puedes adaptar?

Has reparado alguna vez en la primera impresión que tú das, en cómo te comportas cuando te presentan a alguien, qué imagen proyectas, qué puedes hacer para mejorar.

 Si tienes en ciernes una entrevista de trabajo, haces labores comerciales o te interesa el networking seguro que has hecho parte de este trabajo, pero ¿has ensayado conscientemente qué impresión quieres dar durante todo el tiempo?, ¿has pensado que cualquiera que conoces puede ser tu futuro empleador, cliente, proveedor?

 Si recuerdas cómo aprendiste por ejemplo algún deporte o a conducir, recordarás que al principio eran tantas las instrucciones que debías recordar que te parecía imposible llegar a realizarlo de manera automática y sin embargo lo haces.

 Esta primera impresión, que te puede lanzar e impulsar en cualquier momento y abrirte oportunidades, quizá la debas ensayar más a menudo. Comienza entrenando cada semana uno de estos consejos y en un mes  verás los resultados.

Eres de los que das poca importancia a la imagen, pues echa un vistazo a tu alrededor y dime si la apariencia  de tus compañeros, amigos o los que estás viendo dicen o no algo de ellos, probablemente habrás comprobado que hablan de su creatividad, de su interés por los demás, de su dedicación y de un montón de cuestiones que reflejan su personalidad. Si no estás seguro, pregúntale a alguien de tu entorno,¿qué imagen proyectas tú? Sobre todo para comprobar que no estás yendo en contra de tus propios intereses.

 El siguiente paso es comprobar ¿cómo es tu comunicación verbal?, si hablas correctamente, te expresas claramente, con un timbre y un ritmo adecuado, o te dejas llevar  por los nervios. Pregunta  de nuevo a un amigo, ensaya con él tu proceso y trata de mejorarlo.

 Si la comunicación verbal es importante, imagina la no- verbal que parte de ser más de un 80% del mensaje, ¿cómo das  la mano? Entrena la firmeza y el importante contacto visual para asegurar que no dejas nada a la improvisación.

 Por último lo más importante y a la vez lo más difícil de controlar y por lo tanto lo que más debemos ensayar, la actitud, si nosotros nos acercamos a alguien de manera que nuestros pensamientos sean quienes nos dirigen, a lo mejor estamos cometiendo uno de nuestros mayores errores, quizá estés pensando en alguna otra cosa que te fastidió o no salió como pensabas y lo estás transmitiendo en tu presentación.

Dedicar toda tu atención al momento, al “ahora” y lucir tu mejor y más sincera sonrisa, no sólo te abrirá más puertas, sino que también te hará sentirte mejor y estar más receptivo a posibles oportunidades que se te presenten, al mismo tiempo que dejarás una grata sensación en la otra persona.

Recuerda que en esos treinta segundos, alguien que no te conoce estará interpretando todos tus gestos sin tener unas pautas de cómo eres y será tu carta de presentación. Sé tú mismo, pero sé quien quieres ser.

“No hay una segunda oportunidad para una primera impresión”  Oscar Wilde

Fuentes: Forbes, lenguaje corporal

Foto;elenalfaro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s