¿Un mal día?

 

anochecer

Comenzábamos el mes con la publicación en Journal of Neuroscience de un estudio  que concluye que “ el cerebro edita los recuerdos constantemente” reconstruyendo cada información como un puzle formado por experiencias antiguas y recientes.

Si algo quedaba claro es que “la memoria está diseñada para cambiar, no reproducir los hechos, con lo que cualquiera de nosotros no somos testigos fiables”.

“La memoria tiene que estar al día puesto que nos ayuda a toma decisiones en un momento concreto” y esto hace que edite cada escena para que encaje en nuestro presente.

Estas claves me hacen pensar en cómo almacenamos nuestros días.

Cuando muchos vuelven a casa o se encuentran con alguien en su regreso, en muchas ocasiones se puede oir un resumen del tipo “He tenido un día aciago, me levanté esta mañana, perdí el tren, llegué tarde y he tenido que salir más tarde para concluir el trabajo, encima ayer se me perdió el móvil, así que mi semana está siendo horrible, es que tengo muy mala suerte”.

Esto que leído y condensado parece incluso absurdo es lo que muchos cuentan como los grandes hitos de un día que, comparado con las 24 horas que respiró, para empezar, se pueden valorar como pequeñeces.

De nosotros depende que estas trivialidades constituyan nuestro día a día y por extensión califiquen nuestra vida. Si creyesemos  cierto que es “en lo que nos concentramos, lo creamos” seguro no haríamos estas negativas narraciones vitales.

Si unimos estas dos cuestiones, memoria y narrativa, podemos concluir  la importancia del Principio de Construcionista del Diálogo Apreciativo  atribuido a David Cooperrider, que consiste en, el concepto de que a través de nuestras conversaciones construimos y creamos nuestra realidad; cuando  a través del significado que damos a las palabras continuamente reinventamos nuestro pasado, presente y futuro e influimos decididamente en nuestros miedos, esperanzas, en general, en nuestro potencial.

Esta teoría significa que podemos crear y cambiar nuestras situaciones en parte a través de las preguntas que nos hacemos y enmarcando de nuevo los hechos, narrándolos  con otra perspectiva que nos haga brillar, superarnos, verlo como haberes y no debes.

Recuerda por un momento,

  • ¿Cómo hablas de lo que recuerdas que te ocurrió?, ¿crees que puedes cambiar la narración, el lenguaje, los verbos,  para que forme parte de tu vida de otra manera que trabaje el aprendizaje y la motivación?
  • Si fueras el actor que está detrás de esa narración, ¿cómo te sentirías?
  • Con ese tipo de narración ¿Eres capaz de adelantar tu futuro?

Lo que tú mismo te cuentes o cómo lo hagas será lo que te impulse o te lastre, si sabes que científicamente, no te puedes fiar de tu memoria y que cambias los hechos a tu antojo para adecuarlos a tu estado interno del momento, ¿qué te va a hacer recordar esto para que escribas tu guión a tu gusto ?

 ¿Cómo vas a invertir tu historia para multiplicar las posibilidades de mañana?

Ponte a ello ¡Ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s