Y tú, ¿qué quieres cambiar?

 

gandhi

foto: www,pinfrase,com

Si observas a tu alrededor con detenimiento podrás ver, escuchar y sentir de dónde vienen tus limitaciones. De dónde proceden todas esas razones o excusas que te arrobas sin cuestionarte por el hecho de que, aunque no lo creas, te aportan una justificación confortable para tu comportamiento.

Quizá de las comparaciones con las personas que ves, quizá de las opiniones que escuchas sobre lo que los demás creen o no, quizá de cómo te hace sentir que no seas capaz de imaginarte haciendo algunascosas porque alguien te dijo alguna vez que tú no podrías y tú no dejas de repetírtelo hasta hacer de ello una profecía autocumplida.

 A lo mejor es porque no estás dispuesto a seguir los pasos para llegar a esa cima, porque no la ansías tanto como crees, o porque no sabes qué vas a hacer con ese éxito tras alcanzarlo o no te imaginas consiguiéndolo y por lo tanto esa imagen de tu meta no es tan sugerente, ni tan motivante.

 O te escondes tras eso que denominas “la realidad” que no son más que un montón de excusas que usas a modo de argumentos para sólo tú, ponerte obstáculos en tu camino. Diciéndote “no soy”, “no puedo”, “ es que”, condicionando a cada frase tu futuro.

 Qué ocurre con todas esas personas que en principio podrían tener otras miles más de excusas mucho más comprensibles que las tuyas y sin embargo las han apartado de su camino para poder seguir adelante y han conseguido su propósito, ¿ qué las diferencia de ti?

“Sé realista”, ese mandato que escuchas desde fuera y repites desde dentro. Esas dos palabras que con tanta fuerza te dices, que dan al traste con todo el trabajo que te ha costado armarte de valor para dar ese pequeño paso que te acerca a tu sueño.

Lo ideal está reñido con lo real y manifestar esto último como si fuese una sentencia inapelable, hace que pierdas toda esa energía de golpe, sin emplearla en mejorar tu entorno y tu mundo poco a poco.

Al fin y al cabo terminar con cuestiones que no nos gustan del mundo en el que vivimos no empieza muy lejos de nosotros. Comienza a nuestro alrededor siendo lo suficientemente responsables como para asumir que todas nuestras acciones tienen impacto en ese mundo que queremos cambiar y que cada pequeño acto que nosotros llevamos a cabo para mejorarlo es lo que hace que progresemos.

 Rendirnos a esa realidad que casi siempre dibujamos negativa, nos hace no sólo acomodaticios, sino cómplices de la situación. Podemos culpar a todos y a todo pero si nosotros no hacemos nada diferente o seguimos sin actuar, no somos más que coautores de esa obra.

 Si conseguimos dominar nuestro espíritu para salir de ese perezoso miedo y remangarnos para mejorar algo tan simple como nuestro entorno, ya habremos hecho algo más que de sobra para ser parte de ese cambio que queremos ver en el mundo.

 Si sin embargo vamos a seguir siendo víctimas de la ley del mínimo esfuerzo, aferrados a esa excusa que es la realidad que queremos ver como inamovible, sólo nos queda esperar que llegue la hora en que nos lamentemos de no haber hecho nada.

Confía en tu intuición y piensa en todas esas cosas que has hecho a lo largo de tu vida de las que te alegras y en principio te parecían imposibles.

Todos los acontecimientos suceden cuando nos centramos en los propósitos.

Y tú,  ¿qué quieres cambiar?

¿Empiezas por el espejo?

espejo

En nuestro camino encontramos algunas veces personas que, tras nuestro primer contacto con ellas, no parece que tenga mucho futuro esa amistad o incluso ese encuentro. Un mal gesto, una mala contestación y todo lo que podría ser un agradable intercambio se transforma en una agria situación de la que sólo obtenemos malestar.

Hace algunos años yo misma hubiese huido de estas situaciones, incluso habría albergado esa desagradable sensación de haber sido herida durante algún tiempo, o esa otra obsesión de lo que le podía haber dicho y no dije, desde que trabajo mi interior, todo eso ha cambiado.

Entiendo que mientras yo voy por la vida libre de cargas y he tenido que luchar sólo contra mis propios miedos y fantasmas, otras personas llevan mucho más tiempo luchando esas y otras batalla peores que ignoro. Muchas de ellas no saben o todavía no poseen herramientas para encontrar una salida mejor que expulsar esos “demonios”  contra otros.

No haber recibido todo el afecto y el amor en nuestros primeros años puede haber abierto heridas que necesitamos cerrar. A veces lo hacemos en falso  y henchidos de rabia, aumentamos nuestra autoestima como refuerzo, como defensa, pero nuestra relación con los demás no acabará de sanar.

En otros casos esa superación pasa por trabajar en nosotros la resiliencia, que nos hace menos vulnerable a las situaciones difíciles y nos ayuda a hacernos fuertes en nuestra vida. Pero nuestras heridas, nos continuarán acompañando.

Para reconocer estas situaciones en nosotros mismos y en los demás, se requiere un arduo trabajo de desarrollo personal y una apuesta definitiva por querer ser  feliz.

Estas heridas hacen que confiemos menos en los demás, que seamos más posesivos y celosos y que utilicemos nuestra imaginación para magnificar muchas de estas situaciones y nos hagan sufrir. Harán  que prefiramos permanecer al margen de relaciones y sentimientos de otras personas para alejarse del riesgo de sufrir.

La reflexión de este post no es buscar culpables fuera de nosotros, sobre estilos de familia, de padres, de relaciones, lo importante es cómo podemos ayudar a los demás a que esas heridas tarden menos en cerrarse.

Seguramente habrás presenciado miles de situaciones en que el comportamiento de la persona es inexplicable, rudo, ególatra, desagradable y tantas veces también ha ido seguido de un comportamiento de la persona con la que interactúa similar, de huída, o de crítica. Con esa reacción, sólo refuerzas el comportamiento anterior y no ayudas en la lucha interior que está librando. No hagas de espejo, mientra esa persona lo hace contigo.

Recuerda que las personas que son felices no tienen necesidad de demostrar nada, ni de sentirse heridas, ni de herir o desatar su peor parte frente a estas personas.

Son quienes conscientes de la responsabilidad al 100% de su propia mente, deciden tomarla y hacer que esa interactuación sirva de ayuda más que de lucha, sabiendo que no hay mejor medicina que la que a esa persona le ha sido negada, el amor y la comprensión. Hazlo de manera que la confianza y la paz puedan crecer en su corazón.

Quédate, interésate por esa persona y ofrécele lo que no tiene. Consigue que su sentimiento cuando te vayas, sea mejor que cuando llegaste. De ti depende tener éxito.

Para comportarse igual que la mayoría, ya hay muchos, si quieres empezar un cambio en el mundo, empieza por quién ves en el espejo, por  ti, recuerda esta canción:

“Si quieres hacer del mundo un lugar mejor, mírate a ti mismo y entonces, haz un cambio”

Man in a mirror, Michael Jackson

 

Inspiración: “Happiness” Matthieu Ricard