Al mal tiempo…

lluvia

 

 

¿Cuántas veces no hemos iniciado tareas, ideas, empresas o aventuras pensando en la innumerable lista de cosas que podrían salir mal? Excusándonos en todas esas cuestiones que nos alejan de nuestro objetivo, haciendo nuestro día más tedioso y temeroso.

Has pensado alguna vez en ¿qué es lo peor que podría pasar? Hay quien como Dale Carnegie, advierte de lo interesante que es ver esta faceta, pensar en todo lo que puede salir mal y asumirlo como una consecuencia más de la aventura. Esto nos hace que ya no temamos “lo peor” puesto que contamos con esto desde el principio.

 Cuando escuchas historias o lees biografías de triunfadores, algo que os recomiendo, están trufadas de fracasos, de intentos, de resultados no esperados pero también de valentía, de perseverancia, de empuje y motivación para no rendirse.

 Es  cierto que en España echo de menos este tipo de historias, parece que el fracaso lejos de ser consecuencia de arriesgar y de que cada paso es lo que te acerca a tu objetivo o te enseña como dijo el inventor “otra manera más de cómo no se hace” es una lacra vergonzante que hay que ocultar y suplir con un exceso de ego que al final pasa factura, al menos energética. Incluso de la mayoría de las carreras y empresas que se admiran desconocemos el esfuerzo, el tesón y los fracasos que las precedieron como si todo cayese del cielo.

 Si no cambias tu percepción del fracaso serás un mediocre que no tomará las decisiones necesarias para hacer de tu vida algo extraordinario, así que luego no admires a filántropos, actores, actrices, inventores, empresarios, millonarios… ellos no hicieron lo mismo que tú, mirar desde tu zona de ¿confort? y pensar en cómo sería fracasar sino en cómo va a ser ganar, cueste lo que cueste.

 Yo soy la primera que trataba de inventarse excusas para evitarlo pero he de reconocer que hace tiempo cambié mi percepción sobre el fracaso, entendí que daños colaterales son consecuencias no previstas,  maximizo las posibilidades que están en mi mano a tope, con mis recursos, sé que los resultados no previstos, son sólo esos resultados, y ya el fracaso no me amilana, ni me avergüenza, ni me para, aunque todavía sigo trabajando y entrenando el cambio del ganador: “todo me hace más fuerte y me acerca a  mi objetivo”.

Me reté presentándome a unas elecciones con un partido nuevo pudiendo seguir en uno tradicional, porque creo que el ejemplo es básico; me reté presentándome a una oposición que requería una disciplina inusitada y conseguí adaptarme. Cualquiera podría pensar que fracasé en ambas empresas,  defender mis valores, arriesgar en el proceso y asumir los resultados como posibles e integrables en mi vida me han hecho resiliente, invencible.

 Ser consciente de este pensamiento es fundamental porque te coloca en una óptima posición, en la de CEO de tu vida, tomador de decisiones, abierto al cambio, a la reinvención, a los sucesos inesperados, a ver la vida con cristales rosas, pensando que detrás de cada giro, hay otra oportunidad seguro, y que si te entretienes en lamerte las heridas o mirarte el ombligo, ni las verás, ni podrás aprovecharlas.

A partir de hoy piensa en “si tu percepción de la forma en que reaccionarías al fracaso cambiase, ¿qué tratarías de lograr?

 ¡Atrévete!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s